Real Madrid 93- 79 CSKA || El Real Madrid asalta el liderato

20140321-151647.jpg

No fue un triunfo más. El Real Madrid alcanzó el liderato del grupo F de la Euroliga tras superar al CSKA (93-79) tras una actuación memorable de Rudy Fernández, el jugador total. Se exhibió en todas las facetas del juego y lideró a su equipo en una victoria que puede ser clave para su futuro en la Euroliga. Weems dio la réplica al mallorquín, pero el campeón ruso fue menos equipo y terminó peleando por salvar el ‘basketaverage’. Quedó igualado. Al final, decidirá la diferencia de puntos general.

Laso sorprendió en el arranque con una zona 3-2 que descentró al CSKA en el arranque. Messina reaccionó con un tiempo muerto a los dos minutos tras un 8-2 elocuente. Al campeón ruso, con el paso cambiado y sin Teodosic, le costaba descifrar la defensa blanca. El éxito del Madrid fue efímero. Los ajustes de Ettore funcionaron. Entró Micov, desequilibrante como alero, y la irrupción de Pargo (10 puntos) fue notoria en un cuarto igualado y físico, en el que al equipo de Laso le penalizaba tanto cambio defensivo. Después tanto vaivén le impidió alcanzar su nivel habitual. Defendiendo peor se ataca peor.

El primer tiempo fue el de las apariciones. Primero Pargo. Después Rudy, que siempre está (se le llama ‘jugador franquicia’), para devolver la iniciativa al Madrid (33-29) con siete puntos consecutivos. El equipo de Laso funcionó mejor con tres ‘bajitos’ (Sergio Rodríguez, Llull y Rudy) y con Felipe y Mejri. El tunecino, muy inexperto a la hora de conceder faltas innecesarias, estuvo a la altura de la exigencia. Le puso un tapón al ogro Krstic en la mejor jugada de los dos primeros cuartos. Messina, muy listo, paraba de nuevo el encuentro para enfriar a su rival. Un poco más tarde, Weems acudía al rescate del CSKA. Veinte buenos minutos de baloncesto que no habían decidido nada (42-41).

Rudy elevó aún más su juego y con él a su equipo, que pegó el primer gran estirón del encuentro. La variedad de defensas funcionaba en esta ocasión. Un mate de Draper, tras el show del alero mallorquín en todas las facetas, daba la máxima ventaja a los locales (58-48). Messina cambió a cuatro jugadores y se encomendó a Weems, que parecía tocado por los dioses. El norteamericano dio una exhibición para rescatar al CSKA, que ya luchaba por mantenerse a flote.

Después no resistió. En su mejor partido de la temporada, Rudy siguió en vena de acierto mientras la renta blanca no paraba de crecer. El alero mallorquín robaba balones, daba asistencias, metía triples. Es difícil encontrar un jugador exterior más completo en Europa. Acabó con 28 puntos (33 de valoración). La defensa blanca hizo el resto. El Madrid demostró carácter y tuvo hambre. Con el partido resuelto, buscó igualar el ‘basketaverage’. Llegó a ganar por 15 puntos y terminó venciendo por 14 para mover un poco la losa con la que había regresado de Moscú. El Palacio lo celebró como una gesta. Era la victoria 47ª en 49 partidos de esta temporada, pero no un triunfo cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s